¿Metas?

 

Varada en el medio del camino, me detuve un instante y mi mente atrapó la palabra «meta», pensé ¿que es una meta? al parecer había olvidado que una meta es un objetivo que se fragua y dependiendo del tesón que se ponga, podría o no realizarse.

Tonta y más que tonta porque me equivocaba al pensar así, no había aprendido que muchas veces no vale el esfuerzo o tarea que nos imponemos de llevar a cabo una meta, no siempre es compensado con el éxito.

Las hay grandes, ambiciosas, difíciles, existiendo además esos pequeños anhelos que a veces nos atrevemos a edificar y se estrellan ante la impotencia, sobre todo, cuando no reside en nosotros mismos tomar determinaciones para echar a andar ciertos proyectos.

A los poetas quedará siempre París y quedan además millones de estrellas y  la luna, más oneroso resultará para aquellos huérfanos de ilusión, a los que la rutina les parece tan confortable, que abandonarla sería insoportable.

Hablando de astros, hasta la luz del sol que es de gratis, a veces se vuelve imposible. Aún así habrá que volar e inventarse mundos especiales, la clave es soñar hasta con los ojos abiertos, abrir las alas , aún a expensas de caer cual Ícaro, con las alas rotas, estrellados después de haber soñado nadie podrá quitarnos lo vivido, mejor dicho, “lo soñado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *