Sueños

Los sueños son unas diminutas figuras que crea la fantasía, ellos habitan en nuestro más íntimo yo y nos impulsan aún cuando el agobio sea tan grande, que deseemos parar en un instante y descansar para siempre.

Durante más de la mitad de mi vida, fui alimentada por un arsenal de sueños, eran  seres invisibles que poblaban mis impulsos y mis suspiros eran alientos que ellos  exhalaban a través de mis venas.

A la par que comprendía que vivía en un mundo irreal, cerraba los ojos y me resistía, creaba historias mágicas en las que protagonizaba quiméricas hazañas, siendo dueña absoluta del amor y la libertad.

Volaba con unas alas prestadas por la fantasía,  admitía en estrecho conciliábulo conmigo misma, que ni tenía alas ni era dueña de nada, que los mundos irreales que poblaban mi mente, caerían en cualquier momento, arrasados por la cordura.

Nunca deberíamos cerrar la voluntad a soñar, mediante ellos, podemos convertirnos en arquitectos de un mundo que aunque irreal, es absolutamente nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *